La ironía de las cosas, Vladimir Yankélévitch

El colmo de la seriedad sería vivir pura y simplemente, sin cuestionarse, y adherirse íntimamente a la evidencia de sus propias vísceras. Esta conciencia estática, y toda entera absorbida en los latidos del corazón, ¿podríamos llamarla una conciencia de seriedad, si no es por analogía? La seriedad se define en relación con una alegría siempre posible. Uno guarda su seriedad entre rostros serios, uno se avergüenza de permanecer serio cuando los sucesos incitan a la risa, o, más aún, en el interior del individuo, un solo sentimiento permanece en seriedad, en una conciencia absolutamente cínica. La seriedad es el lienzo sobre el cual se distienden lo gracioso y lo trágico, pero éstos, con toda su acentuación. La Seriedad adquiere así un mayor relieve.

Traducción de Patricia Rivas.
Anuncios

~ por Miguelito en enero 20, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: