¿Mueres por participar en una obra de arte? Esta es tu oportunidad.

natividad.jpgEsta es tu oportunidad paciente lector. El artista alemán Gregor Schneider ha llevado a una conclusión lógica la obsesión eterna del arte con el tema de la muerte: mostrar el deceso de una persona. Schneider aún no decide los detalles, pues depende de la respuesta a la convocatoria recién lanzada. Puede ser que se muestre en la pieza el proceso de muerte natural de algún enfermo terminal, o el cuerpo de alguien recién fallecido.

Todos recibimos recientemente en nuestros correos electrónicos uno de esos típicos mensajes en cadena, donde una sociedad protectora de animales se quejaba de una instalación del artista costarricense Guillermo Vargas, quien en Nicaragua amarró a una perra callejera y la dejó morir de inanición en una galería (en la imagen).

Recordemos que el año pasado visitó nuestro país la exposición de Günther von Hagen que consta de cadáveres reales conservados y en distintos estados de disección. Por estos días en Londres se muestra una colección de fotos realizadas por Walter Schels y Beate Lakotta. Las fotos muestran a distintas personas justo antes y después de morir. Recordemos también la obra de Damien Hirst (en la imagen) que acaba de venderse por una suma estratosférica.

Damien Hirst: Dead Valuable

En nuestro país sabemos que la fascinación con la muerte es una tema recurrente de las culturas prehispánicas, y hasta hoy día el día de muertos es una celebración que prácticamente todos observamos en México. Por cierto, hay una obra orquestal de Eugenio Toussaint dedicada a esa celebración: el ballet Día de muertos, comisionado originalmente por el ballet de Arizona (como siempre digo, en las artes todo se relaciona entre si de alguna manera. Toussaint fue director musical para Herb Alpert y Paul Anka). Por eso creo que en nuestro país la polémica que pueda desatar la obra de Schneider no será tan grande como la que ya desató en Europa.

Pensando en el tema de la muerte, de primera intención recuerdo algunas obras musicales de mi agrado:

  • Muerte y transfiguración de Richard Strauss.
  • La escena de la muerte de Isolda al final de la ópera de Wagner Tristán e Isolda.
  • El final de Kullervo de Jean Sibelius: La muerte de Kullervo.
  • Hacía el final de la Sinfonía 14 de Shostakovich tenemos el fragmento correspondiente a la muerte del poeta, sobre un verso de Rilke.
  • Canciones y danzas de la muerte de Mussorgsky (con la viuda de Rostropovich, Vishnevskaya o con Dmitri Hvorostovsky, ustedes decidan). Del mismo compositor la escena de la muerte de Boris de la ópera Boris Godunov.
  • Una de mis piezas favoritas de Walton: La muerte de Falstaff, parte de la banda sonora de Enrique V.
  • Toda la segunda sección de La canción de Hiawatha de Coleridge-Taylor: La muerte de Minnehaha.
  • Obvio, las muchas muertes de Romeo y Julieta. Las que más me gustan son: la ópera de Gounod, el final de la suite de David Diamond y las suites de Prokofiev. También la Obertura de Tchaikosky, pero me cuesta trabajo separar la parte de la muerte propiamente dicha.
  • La infinidad de canciones por la muerte de algún personaje escritas por Dowland, Purcell, contemporáneos e in betweens.
  • La muerte de Melisanda, a escoger entre Debussy o Fauré.
  • Del mismo Debussy uno de sus preludios, Feuilles mortes, y una canción sobre un poema de Baudelaire La muerte de los amantes.
  • La Muerte y nueva vida de la ópera San Francisco de Asís de Messiaen.
  • De Benjamin Britten la Muerte de San Nicolás.
  • En los Cipreses de Dvorak la segunda sección se titula algo así como La muerte reina en muchos pechos del reino humano.
  • De Berlioz recuerdo la canción muerte de Ofelia y el oratorio La muerte de Cleopatra.
  • La muerte de Mimi en La bohemia de Puccini. O que tal del mismo compositor la Princesa de muerte de Turandot.
  • La muerte de Aase en la Suite Holberg de Grieg.
  • ¡Pan ha muerto! de Emmanuel Chabrier… (nadie se emocione, no se refiere al partido político sino al dios griego).
  • La música incidental del intermezzo Cupido y la Muerte de Christopher Gibbons y Matthew Locke(siglos antes del Eros y Tanatos de Freud).
  • La Danza de los muertos de Honegger. Del mismo, la muerte del rey David.
  • Uno de los estudios para piano de Alkan es un canto de amor, canto de muerte.
  • Para uno que es tan aficionado al melodrama, nada como La muerte del amor de Roussel.
  • Hay una cantata bastante olvidada de Rossini que a mi me gusta mucho: El llanto de Armonía por la muerte de Orféo.
  • Los cientos de Réquiem escritos en la tradición occidental. Las distintas versiones del oficio fúnebre son de mis formas musicales favoritas. También el Stabat Mater en sus muchas versiones incluye de una u otra forma el momento de la muerte de Jesús.

Algunas de las piezas que tengo presentes. Claro que hice trampa al mencionar algunas óperas. ¿Qué ópera que se respete no incluye algún destripado, decapitado, incinerado, suicidado, envenenado o aunque sea machucado y zarandeado entre sus personajes?

En fin, ya veremos que resultado y respuesta tiene la obra propuesta por Schneider. Me gustaría mucho saber la opinión de los lectores, más aún si quieren compartir en los comentarios alguna obra musical que haga referencia a la muerte y les guste particularmente.

Aquí una versión de la muerte de Isolda con Nina Stemme:

Anuncios

~ por Miguelito en mayo 9, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: